martes, 19 de septiembre de 2017

Siguen las repercusiones, Neymar y Cavani destapan todo un polvorín de “egos”



Los partidos del PSG reservan las jugadas más hermosas que puede ver un aficionado al fútbol.

También deparan escenas descarnadas de egolatría y mezquindad. Lo mejor y lo peor parecen la consecuencia de comprar de una tacada por 400 millones de euros a los dos futbolistas más brillantes surgidos en el último lustro, prometerles un liderazgo trascendental, y mezclarlos con una plantilla de estrellas consolidadas que se han ganado el derecho a sentirse importantes en el club.
Un episodio bochornoso que ensombreció el triunfo del club parisino (2-0) y que insinúa algo parecido a un desequilibrio ecológico. La clase de alteración capaz de destruir a los equipos más fuertes. El diario deportivo francés por excelencia, L’Equipe, abrió su edición de este lunes con un titular de alarma: Un éxito demasiado caro.
“Puede que haya algo artificial en el modo en que se ha construido este PSG”, reflexiona Vicente del Bosque; “pero las tensiones que se generan allí no son muy diferentes de las que te puedes encontrar en el vestuario del Linares o de cualquier equipo de regional. La solución es muy sencilla y todos los jugadores la saben: nunca van a triunfar individualmente si el equipo no funciona”.
“La tarea del entrenador es convencer a los futbolistas”, concluye el técnico. “Son importantes las pequeñas decisiones que vas tomando cada día. Pueden ser decisiones pequeñísimas pero tienen trascendencia y debes procurar ser justo en los detalles. El entrenador es el primer responsable de que los jugadores superen el egoísmo. Pero necesitas su colaboración. Si no entienden que en el fútbol debes ser un poco generoso, ya se lo puedes dar por escrito que no tiene solución. Si son unos insoportables y unos ególatras y no hay dios que los… ¡eso mal arreglo tiene!. Yo he tenido suerte con mis jugadores porque, en líneas generales, han sido tolerantes y majos. Los futbolistas profesionales suelen madurar mucho en temas de convivencia”.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Dani Alves dio su versión sobre el cruce entre Neymar y Cavani

Este domingo el triunfo del Paris Saint-Germain por 2 a 0 ante el Lyon dejó más preocupación que alegría al conjunto parisino, que a pesar de ser el líder de la Ligue 1 comenzó a sufrir las consecuencias de tener personalidades fuertes dentro del vestuario.

La discusión en el campo de juego entre Neymar y Edinson Cavani desató una serie de versiones sobre un conflicto que podría ir más allá de un simple altercado por ejecutar una pelota parada.

Los futbolistas protagonizaron dos entredichos, uno antes de patear un tiro libre y otro en la previa de un penal, por ver quién se hacía cargo del disparo.

Daniel Alves, amigo de Neymar y futbolista del PSG, habló sobre lo sucedido durante el partido. "Yo iba a chutar. Cogí el balón para chutar, ya que lo había hecho antes. Estaba confiado", contó entre risas a Sport TV, sabiendo que en las imágenes se ve que toma el balón no para patear, sino para dárselo a su compatriota. "Luego vino Ney, cogió el balón y chutó", agregó.

Más allá de la broma, el ex defensor del Barcelona dejó un claro mensaje: "En un equipo no debe haber desavenencias entre dos jugadores. Tenemos que sumar a todos para que el equipo siga creciendo, para que el equipo siga alcanzando los objetivos, y creo que todos somos muy inteligentes aquí para saber que lo más importante antes de cualquier éxito individual es el resultado colectivo porque practicamos un deporte colectivo".

Luego del encuentro, se conoció que Neymar dejó de seguir en las redes sociales a Cavani, por lo que las declaraciones de Dani Alves no parecen haber hecho efecto alguno y el conflicto se mantiene.

Video Neymar y Cavani pelean por un penal

Y el lujoso París Saint-Germain ya tiene su primer problema: El uruguayo Edinson Cavani y el brasileño Neymar chocaron el domingo en el triunfo ante el Lyon (2-0) por tirar una falta y un penal, primera señal de una guerra de egos entre los dos sudamericanos.

Cuando finalizó el partido en el Parque de los Príncipes, Cavani no parecía tener muchas ganar de celebrar el triunfo. Abandonó el césped con la cabeza baja y rápidamente se resguardó en los vestuarios, sin ni siquiera dedicar una mirada a los hinchas. Más tarde evitó a los periodistas en la zona mixta.

Antes de la llegada de Neymar y tras la salida de Zlatan Ibrahimovic, 'Edi, el goleador implacable, era el encargado de tirar todos los penales. Con la llegada del brasileño, el fichaje más caro de la historia tras pagar 222 millones al Barcelona, las cosas parece que han cambiado.

'Ney' ha llegado para ofrecer al PSG un cambio de dimensión, pero también para intentar ganar el Balón de Oro, por lo que intenta marcar el máximo número de goles con su nuevo equipo.

Cuando Kylian Mbappé obtuvo un penal en el minuto 78, Neymar se fue a reclamar el balón, pero se encontró con Cavani.

El uruguayo rechazó cederle el lanzamiento y a continuación, quizás perturbado por el intercambio verbal con su compañero, se topó con el arquero del Lyon Anthony Lopes, autor de una gran parada.

Neymar ya se había acercado a Cavani en los penales precedentes, ante Saint-Etienne (3-0, a finales de agosto) y Celtic, el martes pasado en la Liga de Campeones (5-0).

Pero no fue el primer roce entre los sudamericanos el domingo. En el minuto 57, en una falta a favor del PSG, el brasileño Dani Alves escondió el balón a Cavani y se lo entregó por detrás de la espalda a Neymar, para que fuera él quien lanzara el golpe franco, ante las protestas del uruguayo.

La batallas de egos es inminente y le corresponde al técnico Unai Emery empezar a calmarla. En conferencia de prensa el español se mantuvo prudente, sin aclarar lo sucedido.

Dos autogoles mantienen el ritmo del Paris Saint-Germain

Dos goles en propia puerta echaron por tierra la resistencia del Lyon y facilitaron la victoria del Paris Saint-Germain, la sexta consecutiva, que le mantiene en la cima de la Liga de Francia.

El Lyon encajó en el Parque de los Príncipes su primera derrota del curso. Pero ofreció un gran nivel ante el conjunto de Unai Emery. El equipo visitante, que llegó al duelo con el líder con tres victorias y dos empates como bagaje, nubló la magia que exhibe habitualmente el equipo parisino. Neymar volvió a acaparar el balón y a liderar las acciones de peligro de su equipo.

Pero el PSG echó en falta a Marco Verratti. El centrocampista italiano cumplió partido de sanción. Emery apostó por Thiago Motta y Adrien Rabiot. Y apostó por el alemán Julian Draxler como sustituto en el once.

El Paris Saint-Germain tuvo el dominio pero se estrelló una y otra vez contra el orden del Lyon, que no renunció al ataque.

Tras una primera mitad equilibrada fue, precisamente, el cuadro de Bruno Genesio el que pudo ponerse por delante con un lanzamiento al larguero de Tanguy Ndombele en el minuto 68.

Todo lo relevante sucedió en el último cuarto de hora. En ese momento se adelantó en el marcador el equipo parisino. Un centro por la izquierda del argentino Giovani Lo Celso, que sustituyó en el tres antes a Draxler, fue desviado por el defensa Marcelo. La pelota terminó en la red tras despistar al meta Anthony Lopes.

Pudo sentenciar poco después el líder, cuando Ferland Wendy cometió una falta dentro del área sobre Kylian Mbappé. El uruguayo Edinson Cavani no acertó. El uruguayo ha marrado dos de los cuatro tiros desde los once metros que ha tirado en la Ligue 1.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Falcao comanda regreso al triunfo del Mónaco



Un doblete y una asistencia del colombiano Radamel Falcao propiciaron el reencuentro con el triunfo del Mónaco, que ganó al Estrasburgo (3-0), en la sexta jornada de la Liga de Francia.

El campeón de la Ligue 1 alcanzó provisionalmente en la punta al Paris Saint Germain, que hoy, domingo, recibe al Lyon en el último partido del fin de semana.


Saint-Etienne se recupera

El Saint-Etienne que entrena el español Óscar García Junyent recondujo su situación en la Ligue 1 tras vencer a domicilio al Dijon (0-1) para permanecer instalado en la parte alta de la clasificación que dominan el Paris Saint-Germain y el Mónaco, que previamente ganó al Estrasburgo (3-0).

Un penalti transformado por Jonathan Bamba al inicio de la segunda parte dio los tres punto s al Saint-Etienne en el estadio Municipal Gaston Gerard.

El conjunto de Óscar García, que llevaba dos semanas sin ganar tras perder con el Paris Saint-Germain y empatar frente el Angers, se reencontró con el triunfo en esta sexta jornada.

Mientras, un gol en el tiempo añadido de Etienne Didot acentuó el mal momento del Lille de Marcelo Bielsa, que acumula cinco partidos sin ganar, y que perdió contra el Guingamp (1-0).

El Lille se arrima a los puestos de descenso. Tres derrotas y dos empates resumen sus últimos compromisos. Solo sumó el triunfo en la primera jornada de la competición.

El Nantes sumó su segunda victoria seguida a costa del Caen, al que superó con un gol del brasileño Andrei Girotto. El Montpellier, por su parte, se reencontró con el triunfo cuatro jornadas después al imponerse al Troyes por 0-1 con un gol del portugués Pedro Mendes.

Resultados: Toulouse 0 - Burdeos 1, Mónaco 3 - Estrasburgo 0, Dijon 0 - Saint-Etienne 1, Guingamp 1 - Lille 0, Nantes 1 - Caen 0, Troyes 0 - Montpellier 1; domingo: Amiens-Marsella, Angers-Metz, Rennes-Niza, Paris Saint-Germain-Lyon.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

PSG destroza al Celtic con su delantera de varios millones



El dinero bien invertido da sus frutos o lo bueno sale caro. Con cualquiera de esas dos frases se puede definir este inicio de campaña en Champions para el PSG,

que goleó 5-0 en Escocia al Celtic, con grandes pinceladas de su tridente estrella: Mbappé, Neymar y Cavani.
El ataque que cuesta 467 millones de euros, con los 222 ‘kilos’ del brasileño, los 180 (aunque esta temporada será a préstamo) de la promesa francesa y los 65 del goleador uruguayo en su llegada al PSG, estuvo fino y consiguió desde el inicio del partido complicar a una flácida defensa del Celtic.
La primera ocasión en la que el Celtic dejó correr a Neymer terminó en gol. Un gran pase en profundidad de Rabiot, que Neymar recibió y aguantó la presión del defensor, acabó en el fondo de las redes para el primer grito en Europa del ex Barça, al minuto 19 del primer tiempo.
La oportunidad llegaría, con un poco de fortuna, para Mbappé, el niño mimado de París. Un centro por izquierda de Rabiot, que falló en un intento de volea Cavani, terminó en la pierna del delantero francés que definió con categoría para celebrar el 0-2, al minuto 40.
Luego, Cavani, que tanto lo había intentado, consiguió su oportunidad. Fabricó un penal ante un pase largo al que parecía no llegar, al recibir un empujón de su defensor, y luego desde los 12 pasos no perdonó con una extraordinaria definición al palo derecho del arquero.
En la segunda parte, Celtic intentó ser competitivo y estar a la altura del compromiso. Pero las pocas ocasiones que generó no las convirtió. Scott Sinclair, su gran figura, falló dos oportunidades ante el arquero Areola, muy criticado entre semana, pero que se lució cuando fue exigido.
Para maquillar aún más el resultado, al 82 llegó el cuarto con un gol en propia puerta del Ralstom, tras un centro de Dani Alves.
Y Cavani, el capitán del PSG, consiguió la guinda del pastel al encontrar un centro de Kurzawa y rematar de cabeza, para sentenciar el compromiso.
La nueva era del conjunto parisino comienza y de qué manera, tanto en Champions como en la Ligue 1. En los dos compromisos que ha jugado el tridente Neymar-Mbappé-Cavani, los tres han marcado.